Obesidad en México

En México el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y sus riesgos colaterales son un reto mayúsculo para la salud pública. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 reporta que el 12.7% de niños menores de 5 años presentan desnutrición crónica y 1.2 millones presentan anemia crónica.

La población infantil que actualmente está en condición de riesgo es de aproximadamente 4 millones de niños de los 5 a 11 años; ellos tienen una prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad. Uno de cada tres adolescentes tiene estos padecimientos. El impacto de la epidemia ha llevado a nuestro país a ocupar el segundo lugar en el mundo en obesidad en adultos. La Diabetes, por su parte, se ubica dentro de las primeras quince causas de morbilidad y las tres primeras causas de muerte.

Es consenso que la obesidad es un padecimiento multifactorial, donde inciden significativamente tanto los hábitos alimentarios como los patrones de actividad física sedentaria. Los patrones de alimentaciónasociados a este padecimiento tienen que ver con una dieta alta en contenido de calorías, con consumos elevados de grasas, especialmente las saturadas y transa, azúcares y sal.

Es importante señalar que además de lo anterior, en la dieta infantil se omite una de las tres comidas principales, y merma el consumo de frutas y verduras. Esto incrementa el riesgo de desarrollar sobrepeso, obesidad y, en consecuencia, presentar enfermedades que antes eran exclusivas de adultos.

En agosto de 2010, la Secretaria de Educación Pública, publicó en Diario Oficial un Acuerdo mediante el cual se establecen los lineamientos generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar de los planteles de educación básica; donde se pretende “Disminuir el consumo de azúcar y grasas en bebidas”, a través de diversos mecanismos que apoyen para reducir el consumo excesivo de azúcares y otros edulcorantes calóricos.

Para el caso de las escuelas de educación Secundaria, se perfila la inclusión de bebidas elaboradas con endulzantes no calóricos. A este respecto, expertos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) se pronuncian contra la entrada de bebidas Light a las escuelas. En un mensaje enviado a los medios de comunicación señalan que la evidencia sobre la seguridad del consumo de edulcorantes artificiales entre niños ha llevado a un Comité del Instituto de Medicina de los Estados Unidos a recomendar que no se permita su consumo en las escuelas, por los posibles riesgos a la salud.

“Un motivo de preocupación (…) lo constituye la promoción del consumo de alimentos endulzados mediante edulcorantes artificiales en el contexto escolar, los cuales son utilizados actualmente en el mercado en los productos denominados como “Light”. La autorización de su consumo en las escuelas no tiene la aprobación de los expertos en nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública debido a que la evidencia sobre la seguridad de estos productos durante la niñez no es concluyente; es decir, no existe evidencia suficiente sobre la seguridad de los edulcorantes cuando su consumo inicia en edades tempranas y su exposición se da por periodos prolongados. Más aún, no hay datos disponibles sobre las consecuencias del consumo a largo plazo de estos productos, sobre todo en niños, debido a que la introducción de varios de los edulcorantes artificiales en el mercado de alimentos se dio a partir de la década de 1980.”

“La evidencia no concluyente sobre la seguridad del consumo de edulcorantes artificiales en niños ha llevado a un Comité del Instituto de Medicina de los Estados Unidos a recomendar que éstos no se permitan en el contexto escolar por los posibles riesgos a la salud. El INSP concuerda con las recomendaciones de dicho Comité.”ii

Una de las características que condicionan el consumo nocivo de alimentos calóricos en México es, sin duda, el gusto de los mexicanos por “lo dulce”; de ahí que para ser compatibles con una estrategia que atienda a la población con algún grado de riesgo –o de enfermedad – asociado a patrones de consumo de alimentos con alto nivel de calorías, sea posible mantener el dulzor en alimentos, bebidas y tratamientos médicos, aunque sin calorías.

En este entorno la Stevia y sus edulcorantes son una atractiva posibilidad para atender la salud, necesidad y gusto por lo dulce de los Mexicanos, dado el origen natural y aprobada inocuidad de la Stevia.

FUENTE:
i) http://www.fmdiabetes.org/v3/paginas/sabias_que.php

ii) Rivera Dommarco, Juan Ángel, Barquera Cervera, et al. Posición del INSP sobre la nueva versión de los lineamientos que regulan la venta de alimentos en escuelas. 25 de Agosto 2010.

Trackbacks and pingbacks

No trackback or pingback available for this article.

Deja una Respuesta