¡Sin miedo a la vida ni al pan!

El pan, las tortillas, el arroz, la pasta, los lácteos, frutas y verduras son alimentos que contienen carbohidratos en mayor o menor proporción. El cerebro y muchos órganos vitales necesitan glucosa para funcionar, por lo que eliminar los carbohidratos por completo nunca será una manera saludable de bajar de peso.

Existen 2 tipos de carbohidratos:

Simples como el azúcar refinada, harinas blancas, arroz pulido y frutas. Éstos se pueden absorber fácilmente, por lo que elevan rápidamente nuestra glucosa en sangre.

Complejos, contenidos en las verduras, lácteos, cereales y harinas integrales. Éstos contienen almidones y fibras que se absorben más lento, manteniendo nuestros niveles de azúcar en sangre más estables.

Los carbohidratos y las proteínas aportan la misma cantidad de energía por gramo (4Kcal) sin embargo, los carbohidratos tienen la cualidad de poder convertirse en grasas en nuestro organismo, por lo que se han hecho la mala fama de “engordarnos”.

Una manera sencilla de “calificar” los carbohidratos que comemos se llama: Índice Glucémico (IG):

Este índice mide qué tanto aumenta nuestra glucosa (azúcar) en sangre después de comer 50g de algún alimento. Los alimentos con alto IG aumentan de forma muy rápida nuestra glucosa, por lo que necesitaremos mucha insulina para poder absorberlos.  Por el contrario, un alimento con bajo IG elevará la glucosa en menor proporción, lo cual nos mantendrá sin hambre por más tiempo y ahorrará insulina.

Este índice se ha empezado a incluir en las etiquetas de los alimentos, pero es probable que no lo encuentres en la mayoría de los productos que compras en el súper.

Te voy a dar algunos tips para que puedas elegir alimentos con un IG bajo:

  • Prefiere alimentos con fibra o almidones (frutas con cáscara, verduras, cereales y harinas integrales).

  • Elige alimentos que estén preparados con grasas vegetales como el aceite de oliva o de canola. Los alimentos que contienen grasa, tienen un IG más bajo, ya que la digestión va a ser mucho más lenta.

  • La próxima vez que vayas al súper recuerda esto: A más grasas y/o fibra tenemos un IG más bajo.

  • Es importante recordar que la preparación final del alimento será la que definirá el IG final, por lo que te recomiendo que cuando llegues a casa, procures combinar alimentos con alto IG con un poco de grasa, por ejemplo: si vas a preparar pasta, agrégale un poco de aceite de oliva, si comes cereal con leche, agrega un poco de nueces.

  • Espero que con esta información, te sientas más seguro al elegir tus alimentos y recetas.

Trackbacks and pingbacks

No trackback or pingback available for this article.

Deja una Respuesta